Slide # 5

Un monstruo viene a verme

Mucho más humana que lacrimógena. Leer más

Slide # 4

Hannibal

Una serie que se cree impecable pero se marcha dejando el lugar lleno de huellas. Leer más

Slide # 3

Sneaky Pete

Cine de gángsters mezclado con cine de atracos, en formato serie. Leer más

Slide # 2

Fuerza Mayor

La caída del yo idealizado frente a la realidad del instinto. Leer más

Slide # 1

Los siete magníficos

Un western de tono clásico, muy disfrutable, pero que nunca consigue ponerse al galope. Leer más

martes, 16 de mayo de 2017

'Guadianes de la galaxia Vol. 2', bailando con humor


Me fascinan las secuencias de créditos iniciales, pequeños fragmentos de cine con un lenguaje propio, desatado, dotado para la experimentación. Y en ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’ son sublimes. No sólo se integran de forma original en el interior de una inmensa secuencia de acción, si no que durante el desarrollo de esta, nos cuentan a la perfección que es lo que se va a presenciar durante las, eso si demasiado largas, más de dos horas de duración.

Una maravilla de escena. Original, dinámica e intensa demostrando qué, en la acción, como en el cine de terror o en la sexualidad, a veces menos es más. El lomo se lo parten en segundo plano a ritmo de “Mr. Blue Sky” mientras Baby Groot se lo baila en primer término. Se pone en la diana para que los más escamados arrojen sus dardos ya desde el principio. Se trata en realidad de un recurso narrativo inteligente puesto que, detrás del “muñeco”, se esconde el tema central de la película. Todos protegen al pequeño Groot con tanto ímpetu como el que ponen en vencer a la monstruosa criatura a la que se enfrentan, es más débil y lo defienden con uñas y dientes, como una familia. Familia, acción, música y especialmente humor, una presentación perfecta, honesta con lo que esta por venir, un inicio sublime.


El humor es una constante que funciona de forma desigual, cuando no provoca la risotada es posible llegar a sentir momentos de vergüenza ajena siendo, no obstante, la sonrisa “simpaticona” la reacción más presente durante la mayoría de los innumerables gags. Es ‘Guardianes de la Galaxia Vol.2’ una comedia con fondo superheroico y no una película de superhéroes con una tendencia a lo cómico. Hay una grandísima diferencia y, una virtud o defecto en ello según sea el espectador más o menos afín al arquetipo Marvel. 

Las imágenes están al servicio de la diversión y no de la espectacularidad. No hay una actitud dada al dramatismo, no hay una tensión por salvar el mundo, simplemente esta panda juega a matar - Rocket lo dice casi literal en una de las escenas -. El desarrollo de las batallas se vive a través de los personajes - sus emociones, reacciones y ocurrencias - y no del asombro pirotécnico o las coreografías de lucha. Es un punto de vista distinto, divertido y entretenido. Por contra, alejarse tanto del tono más serio le resta epicidad, lo que unido al exceso de metraje provoca importantes bajadas de ritmo que terminan por lastrar el conjunto.


James Gunn demuestra personalidad al sacar un villano adecuado para la historia que pretende contar. Se sale de la línea marcada esquivando la tentación de continuar con Thanos o derivados, renunciando a establecer una sensación de continuidad dentro del universo marvelita, y con ello, arriesgando el favor que ya hubiera tenido por decreto de una parte del público. Valiente. Su película trata de la familia y su devoción esta en sus, personajes. Kurt Russell es el villano en cuestión, un hombre del espacio que huele a chamusquina desde el principio y cuyos intereses, paradójicamente, son la esencia de lo mundano. En sus apariciones esta el motor que hace avanzar la trama, pero, sin embargo, su mayor misión es la de servir como vehículo para profundizar en Peter Quill, o debería decir Chris Patt ¿no son ya la misma persona?.

Los enemigos digamos secundarios - esos que parecen sacados de un anuncio de Freixenet -, por la forma en la que se ven involucrados manifiestan de nuevo la poca seriedad que quiere transmitir esta cinta, y, además, son otra clara referencia familiar. Creados artificialmente, no son más que cascarones fríos, sin alma, mecánicos. Inefectivos. La otra relación estrictamente familiar se produce entre Gamora (Zoe Saldana) y Nébula (Karen Gillan) y es una de las tramas más desaprovechadas, tratada de forma tosca, como la propia interpretación de la segunda. En el polo opuesto, pura adrenalina, se encontraría Yondu (Michael Rooker). Su historia cuenta con un arco argumental completo y es la que más ofrece en todos los sentidos: emotividad, acción, flipe, personalidad.


La música “ochentera" tiene el mismo peso que en la primera parte, se utiliza quizás de forma más autoconsciente para enfatizar su protagonismo pero no llega a saturar, no se convierte en un recurso “tramposo” sólo por contar con temas quizás no tan reconocidos y si, sigue siendo un elemento característico - y molón - de la saga. Otra de las críticas más comentadas es lo blanda y ñoña que pudiera ser esta segunda parte en comparación con la primera, cuando diría que se ha de ser muy ñoño para considerar a la primera una película gamberra. Es un aspecto subjetivo, claro esta, y lo que hace inequívocamente es situar a ‘Guardianes de la Galaxia Vol.2’ en esa lista de películas controvertidas. Tiene cosas muy buenas y muy malas, yo bailo en parte con ella, al menos más que con la primera. 

Valoraciones:

Personal: 7,5 
Filmaffinity: 7,2
Metacritic: 6,7
Rottentomatoes: 81%
IMDb: 8,1

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE Y/O ÚTIL?

0 comentarios:

Publicar un comentario